Alertas Jurídicas sábado , 10 abril 2021
 NOTA IMPORTANTE
Inicio » A fondo » Los nuevos delitos de acoso inmobiliario

Los nuevos delitos de acoso inmobiliario

 

La proliferación durante la última década de conductas acosadoras en la esfera de la vivienda y la consiguiente necesidad de tutelar el derecho al disfrute de la misma, ha llevado al legislador a sancionar el llamado “mobbing” o acoso inmobiliario en la última reforma del Código Penal  (publicada en el B.O.E. del pasado 23 de junio de 2010), mediante la introducción de dos nuevas figuras penales, una de coacciones (Art. 172)  y  otra contra la integridad moral (Art.  173),

SUMARIO:

1. La Regulación del Acoso Inmobiliario
2. Valoración de esta reforma

 

1.- La regulación del acoso inmobiliario 

Tal y como indica el preámbulo de la Ley Orgánica 5/2010,  la proliferación durante la última década de conductas acosadoras en la esfera de la vivienda y la consiguiente necesidad de tutelar el derecho al disfrute de la vivienda por parte de propietarios o inquilinos frente a los ataques dirigidos a obligarles a abandonarla para, en la mayoría de los casos, alcanzar objetivos especulativos, ha llevado al legislador a sancionar el llamado “mobbing” o acoso inmobiliario, mediante la introducción de dos nuevas figuras penales:

a).- Un tipo específico del delito de coacciones recogido en el nuevo párrafo tercero del apartado 1 del Art. 172, que dispone que  “También se impondrán las penas en su mitad superior cuando la coacción ejercida tuviera por objeto impedir el legítimo disfrute de la vivienda”.

El nuevo delito de acoso inmobiliario será sancionado con penas que oscilan entre los quince meses y los tres años de prisión o multa de dieciocho a veinticuatro meses

De esta nueva modalidad delictiva cabe destacar:

– Que se trata de una  figura agravada, ya que prevé la imposición de la pena del tipo básico de coacciones en su mitad superior, debiendo sancionarse por tanto con penas que oscilan entre los quince meses y los tres años de prisión o multa de 18 a 24 meses.

– Que la conducta típica tiene necesariamente que cumplir los requisitos o elementos propios del tipo básico de coacciones, por lo que tan sólo podrán encuadrarse dentro de la misma las acciones violentas, bien en su modalidad de violencia material (“vis física”), intimidatoria o moral (“vis compulsiva”), o incluso los supuestos de  fuerza en las cosas (“vis in rebus”).

– Basta con que se lleve a cabo una única acción, como por ejemplo bloquear  o cambiar la cerradura de la puerta de entrada para impedir al arrendatario el acceso a la vivienda.

– De no concurrir la nota de gravedad asociada al delito de coacciones, únicamente podrá sancionarse como una simple falta del Art. 620.2.

b).- Un tipo específico de delito contra la integridad moral recogido en el ahora añadido párrafo tercero del apartado 1 del Art. 173, que establece que  “Se impondrá también la misma pena al que de forma reiterada lleve a cabo actos hostiles o humillantes que, sin llegar a constituir trato degradante, tengan por objeto impedir el legítimo disfrute de su vivienda”.

Este nuevo precepto:

– Sanciona el acoso inmobiliario como forma específica, pero de menor entidad, pues no tiene que llegar a constituir trato degradante del delito contra la integridad moral.

– Exige necesariamente una reiteración o repetición de aquellos actos vejatorios para la dignidad de la víctima  a través de los cuales se pretende  forzarla para que abandone su casa.

– El empleo expreso del término “actos” implica que la conducta típica únicamente puede realizarse de manera activa, excluyéndose, por tanto, el castigo de las formas pasivas u omisivas.

Los actos de hostigamiento se  han de dirigir contra aquellos que legítimamente habitan la vivienda, por lo que se excluye de  protección penal  a  los “okupas”  que carecen de título legítimo alguno

 

Pese a esta doble regulación, ambas figuras de acoso inmobiliario tienen las siguientes notas o características comunes:

– Que los actos de hostigamiento se  han de dirigir contra aquellos que legítimamente habitan la vivienda, por lo que se excluye de  protección penal  a  los “okupas”  que carecen de título legítimo alguno.

– Y que la actuación delictiva ha de estar dirigida a “impedir el  disfrute efectivo de la vivienda”, es decir, a perturbar la pacifica posesión del inmueble por parte del sujeto pasivo.

3.-  Valoración de esta reforma

Este contenido es sólo para suscriptores

Inicie sesión   si usted ya es suscriptor o Suscríbase aquí  si aún no lo es.

Contenidos relacionados

Ver Todos >>

Renta garantizada de alquiler: ¿qué es en realidad? Luces y sombras

Renta garantizada de alquiler: ¿qué es en realidad? Luces y sombras

SECCIÓN: A FONDO 1 AUTOR: Paloma Angulo Pozuelo, especialista en Derecho Inmobiliario y Urbanístico. Socia Directora de [A]CODE Abogados EN BREVE: “Vivir de las rentas”, expresión que a muchos nos gustaría formara parte de nuestro argot cotidiano, de nuestro modo de vida; contar con una fuente de ingresos recurrentes, aparentemente fácil, con supuesto poco esfuerzo, al alcance de pocos. Pero ... Leer Más »

El nuevo Decreto-ley blinda a los “okupas” hasta mayo

El nuevo Decreto-ley blinda a los “okupas” hasta mayo

AUTOR: Socio director de Quercus-Superbia Juridico, miembro de Legal Touch y profesor de ISDE. EN BREVE: Con fecha de 20 de enero de 2021, se ha dictado el primer decreto ley del año, modificando la denominada “Ley Antidesahucios” que se prorrogó  hace poco más de un mes, donde en el apartado 1 del Artículo 1 bis preveía seguir adelante con ... Leer Más »

Derecho de superficie: una herramienta cada vez más versátil

Derecho de superficie: una herramienta cada vez más versátil

AUTOR: Luis Miguel Dorado, Abogado director de la oficina de Madrid de IBIDEM Abogados. EN BREVE: El derecho de superficie se ha transformado en una magnífica herramienta dirigida a la perfección de diferentes negocios jurídicos alternativos al arrendamiento. DESTACADOS: “El derecho de superficie se caracteriza por ser un derecho real oneroso limitado sobre cosa ajena con personalidad propia” “El derecho ... Leer Más »

Ver más contenidos en esta categoría >>

Comparte este artículo

¡Comparte este contenido con tus amigos!